viernes, 29 de mayo de 2009

Hablemos de Locuras


"Utopías: Revolución, sociedades justas, humanos libres, pueblo autónomo."


"El Fin de la Locura" libro de Volpi me ha fascinado, maneja puntos de vista políticos de una manera "lacaniana" (Jaques Lacan) y de cómo el Dr. Quevedo cae en la realidad política que encierra a las revoluciones.


El libro comienza cuando el Dr. Quevedo (psicoanalista, alumno de Eric Fromm y revolucionario) llega a Francia, en un año muy particular 1968, se topa con el movimiento de Mayo 68 encabezado no por los estudiantes de la Universidad de La Sorbona, sino por fuerzas más que revolucionarias, los "agitadores, aquellos que proponen ideas revolucionarias, de cambio social, político y cultural, y que sin embargo esconden intereses propios relacionados con el poder. El Dr. Quevedo se da cuenta de que la "revolución social" que todos esperamos es casi imposible, una vez que la oposición toma el control, es otro tirano igual o peor que el anterior, no estoy contra de las ideas revolucionarias de lo contrario estoy muy de acuerdo con ellas, pero cuando los líderes de la revolución logran triunfar muchas veces entran a la misma estructura “un sistema que insiste en gobernar a los demás de manera autoritaria y marcar estructuras para controlar a la población”. Esto empieza cuando ellos llegan al pueblo con una buena idea, hablan de revolución y sociedades justas, después de lograr su objetivo y llegar al poder, siempre muere, desaparece o encarcelan a aquél que "tiene la capacidad de hacer ver a la gente que no se deje gobernar", tenemos el caso de Salvador Allende, el Ché Guevara, Lenin, y muchos otros, y es cuando surgen las preguntas escondidas entre las líneas de dicho libro: ¿Por qué no podemos vivir como sociedad de libre pensamiento?, ¿Por qué al gobierno le asusta el hecho de que la sociedad tenga un pensamiento libre?.


Los hechos del mencionado libro, en mi opinión son algo parecidos a lo que vivimos durante las elecciones, con un poco de menos violencia y pensamiento libre, quiero decir que en la época electoral los partidos nos bombardean de "propuestas" nuevas, que llevan, mejores servicios públicos, mayor seguridad, un "mejor" gobierno ¿Qué pasa al final? nuestros queridos candidatos ganadores, solo aprovechan que la gente esta "agitada" para tender la trampa y volver a ser los mismos "mediocres"/"ineptos"/"tiranos" que quieren imponer su voluntad y no dejar el pensamiento libre.

¿Qué sucede? nuestros políticos de derecha nos pintan un país con mejores empleos, un país de primer mundo, con seguridad casi al 100%, con oportunidades para todos, con empleo y dinero para todos, y cuando llegan al poder, todo termina, las promesas se olvidan y se vuelven igual que sus antiguos rivales (PRI=RIP), caen en las mismas trampas de corrupción, de mediocridad y de oportunismo (que de eso hay mucho en la política mexicana) y se vuelve a crear el círculo vicioso... los de la izquierda se quieren quedar con el "PAN"(poder) y llenar al pueblo de ideas comunistas, estalinistas, dar al que menos tiene, prometen libre pensamiento para todos, igual para todos, nada de corrupción, mas trabajo y oportunidades para todos, pero nuestros izquierdistas actuales no son Frida Kahlo, Leon Trosky o cualquier otro intelectual mexicano, sino, son expri-istas, expan-istas, exetc, etc; y entonces quedamos encerrados en el mismo circulo de la imposición de voluntades, de tenerle miedo al sentido común y de ser "hombres de acciones", un ejemplo es la Cuba de Fidel Castro, donde no se puede criticar al sistema porque "ya eres un traidor a la revolución", la Venezuela de Hugo Chávez porque "eres un neoliberal si estás en contra de sus ideas", en estos países los ideales que los motivaron a hacer revoluciones sociales eran buenos hasta que el mismo poder los corrompió.


¿Qué hacer?


La verdad es que no lo sé, o si lo sé no tengo la menor idea de como expresarlo, solo se decir que actualmente nuestra política mexicana es una red de hipocresías, corrupción, engaños y vicios, una red de gente conocida, como dirían "todo queda entre compadres", los que manejan la política mexicana sean del partido que sean, sean rivales, igual se ayudan, con tal de no dejar entrar a alguien que tenga ideas diferentes a esos tres monstruos (partidos) políticos.


Creo la mejor forma de hacer ver nuestra inconformidad hacia los políticos en anular el voto, aunque es contraproducente porque después te dirán "no te quejes, no votaste por nadie" ¿que nos queda? votar "por el menos peor" como todo en México, yo ya estoy harta de pensar así ¿Por qué siempre votar "por el menos peor"? Nosotros podemos hacer el cambio (no uso este termino como panista) empezándonos a manifestar (no hablo de tomar el control y volver a caer en lo mismo) manifestar nuestras ideas, inconformidades, crear redes de ciudadanos para ayudarnos, hacer ver a los políticos que no nos dejaremos gobernar por sus "ideas impositoras", y que queremos una mejora continua (termino que usamos mucho en mi carrera para lograr un bien común, un objetivo común), que no estamos dispuestos a soportarlos más y que necesitamos gente con "sentido común" y un verdadero "político".


Es todo lo que queda por decir. Dejo esta pequeña crítica como una inconformidad al sistema de gobernar a los demás y al sistema de la mediocridad. PUNTO.